Crucero10 – Valoración Europa 2 de Hapag-Lloyd Cruises: una experiencia sublime

piscina europa 2 hapag lloyd
Valoración / Review Europa 2 de Hapag Lloyd Cruises, -. No desembarqué ayer, precisamente. Hace ya un tiempo -fue en el mes de julio de 2013- que tuvimos la oportunidad de realizar una mini -pero gran- experiencia a bordo del que yo, humildemente, considero el mejor buque de cruceros del mundo, por muchos motivos y detalles muy difíciles de explicar o de escribir. Además, fue una salida especial, ya que embarcamos con mis padres (mi padre celebraba su 63º aniversario). Ellos también suman unas cuantas experiencias en varias navieras distintas.

El día llegó y nos dirigimos muy temprano hacia el aeoropuerto de El Prat, donde el avión salía a las 7 de la mañana hacia Palma de Mallorca. Pero nos cancelaron el vuelo y tuvimos que espabilarnos y reservar con otra compañía, que salía al cabo de una hora y media más tarde.

Al llegar a Palma nos desplazamos en taxi hacia el Hotel Melià, donde la compañía Hapag-Lloyd nos recibía con un desayuno de cortesía. Allí nos recibieron dos simpáticas asistentes de la naviera alemana y nos guardaron las maletas para que pudiéramos aprovechar la jornada en la bonita ciudad de Palma de Mallorca hasta el traslado al puerto a primera hora de la tarde. Generalmente, la naviera Hapag-Lloyd Cruises ofrece en sus catálogos los precios con vuelos y traslados incluidos, además de proponerte -si lo deseas- la recogida de tu equipaje en tu propio domicilio. Nosotros no tuvimos que utilizar estos servicios ya que nos trasladamos desde Barcelona.

Hall / F: @crucero10SL

Tras pasear y comer por la ciudad balear, regresamos al céntrico hotel y, antes de partir hacia el puerto, nos invitaron a tomar café, té o infusiones. Otro buen detalle, marca de la casa. Finalmente nos llevaron en autocar hacia el puerto. A bordo del autocar, una guía de nacionalidad española se dirigía a los pasajeros en un perfecto alemán e inglés. Pero se dirigió a nosotros directa y personalmente en español. Excelente profesional, que nos explicó que es guía turística en Palma de Mallorca y que también presta sus servicios a la naviera Hapag-Lloyd.

Llegamos al puerto y allí estaba, todo elegante él, el buque Europa 2, el más nuevo y moderno de la flota Hapag-Lloyd Cruises. En la terminal, con impecable aspecto y guante blanco, nos recibieron en fila los tripulantes del buque. Todos ellos de nacionalidad europea, todos ellos con una sonrisa admirable. Tras acceder acompañados por dos tripulantes, que insistieron en transportarnos los equipajes de mano, nos invitaron a una copa de champagne francés y a canapés en el espacioso y bonito hall principal, antes de realizar el check-in que, por cierto, lo materializamos en tan sólo dos minutos.

Terraza del buffet / @crucero10SL

Tras realizar el check-in, una tripulante nos acompañó hasta nuestras suites (todos son suites de dimensiones considerables y con balcón privado). Nos encontramos todo tipo de detalles de lujo: cesta de fruta (con fresas con chocolate incluidas), champagne francés, máquina de café ©Nespresso con una variada gama de cápsulas, nevera con todo tipo de refrescos y snacks, flores frescas, albornoces, menú de almohadas y un largo etcétera.

Nosotros estuvimos alojados en una de las suites “estándar” (Veranda), de 28 metros cuadrados de habitáculo + 7 metros cuadrados de terraza, las más pequeñas a bordo (aunque en un buque más popular sería una suite de 1ª clase). En su interior, la decoración nos pareció magnífica, donde teníamos a nuestra disposición todos los detalles que uno pueda imaginar, incluso más allá de lo que llegan otras navieras de lujo. No acabaría con la lista, además de lo descrito anteriormente. Definitivamente, estuvimos muy cómodos durante los 3 días que estuvimos navegando a bordo del Europa 2.

El Europa 2 dispone de un total de 251 suites:

Nuestra suite 711 / F: @crucero10SL

  • 2 Owner’s Suites con terraza de 114 m²
  • 2 Grand Penthouse Suites con terraza de 88 m²
  • 16 Spa Suites con terraza de 52 m²
  • 24 Grand Suites con terraza 52 m²
  • 59 Ocean Suites con terraza de 35 m²
  • 141 Veranda Suites con terraza de 35 m²
  • 7 apartamentos familiares con 2 terrazas de 27 m²

El buque no es espectacular, apabullante, desmesurado. Todo lo contrario: es un hotel flotante con un estilo minimalista, donde nos sorprendió muy positivamente su decoración y sus amplios espacios, especialemnte aquellos que más se aprecian, como por ejemplo los que son vacíos (pasillos, accesos a las salas comunes, etc). Su ratio espacio por pasajero es muy significativo por su tonelaje y es lo más parecido a un hotel de auténtico lujo en tierra. No voy a describir sala por sala, porque todas ellas merecen una mención especial y no terminaría con las descripciones, pero sí que todo a bordo está genialmente sobredimensionado.

Buffet Yacht Club / F: @crucero10SL

Los pasajeros no se cruzan tan fácilmente y hay sitio para todos ellos en todos los espacios públicos. O lo que es lo mismo, cero aglomeraciones en cualquier hora: los pasillos son muy anchos, las mesas del restaurante principal están perfectamente distanciadas unas con las otras, siempre hay mesas a disposición en el buffet (ya sea en el interior o en la terraza de popa), hay tumbonas libres en la piscina y en los soláriums…

Otra de los detalles que más apreciamos en nuestra experiencia a bordo del Europa 2 es su gastronomía. Más allá de la calidad -es evidente que la tiene-, nos maravilló el servicio. En el Europa 2 pudimos elegir entre varias propuestas:

Café Nespresso en las suites / F: @crucero10SL

  • Restaurante principal Weltmeere, de cocina internacional.
  • Restaurante Elements, de cocina asiática.
  • Restaurante Tarragon, de cocina francesa.
  • Restaurante Serenissima, de cocina italiana.
  • Restaurante buffet Yacht Club (con terraza exterior y espacio interior), de cocina internacional, incluye espacio con sushi y otras variedades.

Destaco especialmente la calidad y variedad gastronómica en el buffet Yacht Club y la del restaurante de estilo francés Tarragon, para paladares muy exigentes y con un servicio impecable. El turno de cenas en todos los restaurantes de a bordo es abierto, por lo que puedes comer con quien quieras y cuando quieras, en cualquier lugar o en tu suite. Ninguno de los restaurantes tiene un coste añadido al precio del crucero (bebidas de marca sí). Por cierto, nos fijamos que en el restaurante principal, Weltmeere, hay una mesa de largas dimensiones que sirve para aquellos que quieren aprovechar la ocasión para conocer otros pasajeros. Un detalle más que aprecian verdaderamente aquellos que viajan solos.

Servicio en el Tarragon / F: @crucero10SL

Además de los distintos y sofisticados restaurantes, el barco dispone de muchos salones y rincones para poder sentarte con tranquilidad y disfrutar de esos pequeños grandes momentos (yo lo defino como momentazos), disfrutando de música jazz, clásica… o simplemente disfrutando del paisaje, sin ruido ajeno que nos interfiera.

Durante nuestra experiencia, una noche, navegando bajo las estrellas, pudimos disfrutar de lo lindo de la actuación de unos artistas musicales que entonaban, con sus instrumentos de época, temas típicos alemanes, mientras los camareros del refrescante Sansibar Bar nos ofrecían cerveza o refrescos con degustaciones típicas del país germano.  También en la preciosa sala Belvedere (en lo alto de la proa), pudimos disfrutar de buena música con hermosas vistas panorámicas. Por cierto, nos fijamos en un detalle que nos comentó en su momento nuestro amigo crucerista y colaborador de esta casa, Alberto Monche y, efectivamente, todos los pianos de a bordo son de la marca ©Steinway (salvo el del Jazz-Club, que es ©Yamaha),  lo cual demuestra la obsesión por ofrecer calidad de esta naviera a sus clientes, incluso, con la música.

Otro de los muchos detalles que apreciamos en nuestra experiencia a bordo fue el tamaño de la piscina, tan grande como la de cualquier barco que lleva miles de pasajeros. Parecía la piscina de un particular…, ¡cuánto espacio para relajarse! Y aquí también se aprecia claramente el significado de lo lujoso y no tan lujoso en un barco, como que el suelo es totalmente de teca.

Las tumbonas situadas en un lado de la piscina, ofrecen vistas al mar, al igual que las que están instaladas en la parte superior de la misma, con unas vistas privilegiadas hacia lo infinito e ideal para olvidarte de todo. Un bar, que incluye servicio ininterrumpido de bebidas sanas (zumos de naranja, limón, etc) y fruta fresca, está siempre disponible para los que frecuentan esta zona al aire libre y que ofrece una cubierta retráctil, por si las condiciones climáticas aconsejan su uso.

Piscina / F: @crucero10SL

Una de las noches del crucero, en la misma piscina, pudimos disfrutar de una espléndida velada orientada a la música pop de los años 80 (con temas de Madonna, Micheal Jackson, Elton John, Queen, Europe, Rolling Stones, David Bowie…), con servicio incluido y sin cargo extra de snacks de noche y bebidas de todo tipo (cerveza, champagne, vinos, licores, refrescos, etc., excepto grandes marcas). No podía faltar la bola movible de cristal, típica en las discotecas en la década de los 80, para dar más brillantez y espectacularidad a la noche.

En el coqueto teatro también se realizan todo tipo de espectáculos/actuaciones musicales o conciertos, según el itinerario. En el Auditorium se celebran conferencias culturales de interés para los pasajeros así como películas en 3D. A bordo también pudimos ver como algunos pasajeros recibían clases de cocina en el Culinary School. Uno también puede ejercitarse en el Gimnasio o relajarse en el completísimo Spa, que incluye saunas de todo tipo, jacuzzi, baños terapéuticos… (acceso ilimitado para todo el crucero sin coste añadido), además de amplia selección de tratamientos para el benestar y salud.

Solárium superior / F: @crucero10SL

No es frecuente ver niños a bordo de los barcos más lujosos del sector pero durante nuestro crucero con Hapag-Lloyd sí vimos algunas familias con sus niños. Los niños de hasta 11 años viajan gratis con cualquier buque de Hapag-Lloyd. De los 12 a los 15, pagan solamente 50 euros al día. Por cierto, también hay un club para niños de todas las edades (Knopf Club & Kid’s Club) y quinceañeros (Teens Club). El idioma oficial a bordo es el alemán, seguido del inglés. Así pues, quien sepa un mínimo de inglés, puede disfrutar completamente de esta compañía.

Mi visión – Josep Piqué

El Europa 2 es, con diferencia, el mejor hotel flotante que he conocido hasta el momento, tras mi centenar de experiencias de todo tipo. Como instalación es sobria, elegante, actual y minimalista, pero a la vez, el barco propone -a diferencia de su hermano mayor, el Europa (más clásico que el Europa 2)- un ambiente informal y casual, con la intención de hacerlo más agradable para ese perfil de viajero con poder adquisitivo y que huye de excesivos formalismos, que rechaza arreglarse tanto para las cenas. Como comenté en una columna hace unos meses, el lujo de verdad está en los detalles que sólo se pueden apreciar durante una experiencia, no en una visita de unas horas. Es muy importante que los profesionales y expertos en cruceros (incluye, evidentemente, a pasajeros) sepan distinguir la utilización de los servicios que ofrece un crucero de esta clase a lo largo de los días a una simple visita. Las visitas sólo te dan una visión global de la instalación y alguna idea de sus posibles servicios. Pero para saber realmente que ofrece una compañía como Hapag-Lloyd en un buque como el Europa 2, mi sugerencia es navegar, experimentar y dejarse llevar. O recomendar una experiencia de este tipo a clientes/amigos/familiares que verdaderamente aprecian los valores añadidos, que esta naviera los ofrece. Luego, lo difícil, es poder transmitirlo en palabras o en letras. Yo ya he hecho un esfuerzo y sé que no seré lo suficientemente justo. Hapag-Lloyd merece mucho más que mis elogios a través de un simple artículo, porque (permítanme pronosticar) considero que está un punto por encima del resto de navieras de lujo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *